CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE LA FUNDACIÓN KOVACS Y LA ASOCIACIÓN

#PonteAZULxAMC  Con fecha 19 de octubre de 2015, tras varias gestiones y contáctos, se ha firmado un Convenio de Colaboración con la Fundación Kovacs: institución  filantrópica, sin ánimo de lucro, declarada de utilidad pública y dedicada a la investigación científica, la formación médica, la asistencia sanitaria y la acción social. Es una Fundación especializada en el desarrollo de programas de investigación, prevención y tratamiento referidos a dolencias de cuello y espalda, las cuales repercuten

de un modo marcadamente negativo en la calidad de vida de la persona.

Como bien se sabe, la AMC, en numerosos casos cursa con problemas de columna. Y es en este sentido en el que se define la colaboración: La aplicación de Intervenciones Neurorreflejoterápicas (NRT) por la Fundación Kovacs a pacientes que padezcan dolencias de cuello y/o espalda correspondientes a síndromes mecánicos del raquis (dolencias de espalda) con la finalidad de mejorar su calidad de vida. Estos pacientes serán atendidos mediante la oportuna derivación por parte de la Asociación AMC-Artrogriposis Múltiple Congénita-España a las Clínicas de dicha Fundación.
La Fundación Kovacks dispone de Clínicas en varias Comunidades Autónomas (que se listan en su página Web: www.kovacs.org) en las que se atiende a los pacientes a través de la sanidad pública en las Comunidades Autónomas en las que están vigentes acuerdos con los Servicios de Salud, o de manera privada. Tiene Convenio con la Seguridad Social en Baleares, Asturias y Cataluña.
Por tanto las vías de acceso serán dos:
1.- Si el paciente reside en una Comunidad Autónoma en la que sea posible la derivación a través del Sistema de Salud Público, serán derivados a esta Clínica o Clínicas por su médico de Salud
2.- Si ese Convenio entre Sanidad y la Clínica Kovacs no existiera, se hará de modo privado y el SOCIO de AMC-España será atendido aplicándole una reducción en Tarifa de precios del 50%.
Ambas entidades colaborarán para que la Intervención NRT sea accesible a través del Sistema Nacional de la Salud a toda la población que precise ese tratamiento, específicamente a los afiliados de AMC-España. Para ello nuestra asociación se compromete a promover las medidas oportunas con ese fin, como recogida de firmas de asociados y no en apoyo de la inclusión de esa tecnología en el Sistema de Sanidad Pública.
¿QUÉ ES Y A QUÉ PACIENTES ESTÁ INDICADA LA INTERVENCIÓN NRT?

Consiste en estimular fibras nerviosas de la piel, relacionadas con los nervios implicados en el dolor, la inflamación y la contractura muscular. Para hacerlo se implantan superficialmente en la piel grapas quirúrgicas durante unos tres meses. 
La intervención NRT está indicada específicamente en los pacientes:
Con síndromes mecánicos del raquis (dolor cervical, dorsal o lumbar, acompañado o no de dolor irradiado al brazo o a la pierna), en los que el dolor:
Es de una intensidad de 3 o más puntos (en una escala en la que 0 corresponde a «ausencia de dolor» y 10 al «dolor más intenso imaginable»).
Dura 14 o más días pese a los tratamientos previamente aplicados.
Excluyendo los casos en los que el dolor se debe específicamente a «claudicación neurógena por estenosis espinal» (en los que una estenosis espinal lumbar causa un dolor intenso que baja por la pierna y que sólo aparece al ir andando, va aumentando de intensidad hasta obligar al paciente a dejar de andar y sentarse, y desaparece rápidamente al estar sentado). En esos casos, la intervención NRT no está indicada.
Las intervenciones NRT están contraindicadas en los pacientes con alergia al metal del que está hecho el material quirúrgico que se usa en ellas (acero de uso sanitario).
Es un tipo de intervención mínimamente invasiva y ambulatoria (es decir, no requiere ingreso). En ella se implanta un pequeño material quirúrgico sobre terminaciones nerviosas de la piel, a menos de 2 mm de profundidad, sin tener que abrir la piel ni anestesiar al paciente. Ese material quirúrgico se deja implantado hasta 90 días y mientras tanto mantiene activadas unas fibras nerviosas concretas, cuya estimulación contrarresta los mecanismos que causan la persistencia del dolor, la inflamación y la contractura muscular que caracteriza los episodios dolorosos de dolencias del cuello y la espalda. Al extraer el material su efecto suele persistir, aunque en caso de ser necesario el procedimiento puede repetirse tantas veces como sea necesario. Cuanto menor sea la duración del dolor, menos probable es que sea necesario realizar más de una intervención NRT para resolverlo.
Este tipo de intervención ha demostrado desencadenar una mejoría muy apreciable, mientras que sus riesgos son leves (esencialmente la posible irritación o sobreinfección del material implantado, que habitualmente desaparece con un tratamiento tópico en unos días) e infrecuentes (afectan a menos del 5% de los pacientes).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *